lunes, 29 de diciembre de 2014

Por un año nuevo de alucine

Hace unos días, sin venir a cuento, me acordé de la anécdota del guitarrista Santana en la que, durante su actuación en el festival de Woodstock de 1969, iba tan puesto de ácido que creía que el mástil de su guitarra era una serpiente. Santana dice que pasó casi todo el tiempo de su actuación con los ojos cerrados de lo aterrorizado que estaba ya que pensaba que si dejaba de tocar, la serpiente le mordería. Por cierto, que Carlos Santana y su banda tocaron en Woodstock sin haber publicado ningún disco todavía. Eso sí que tiene mérito.
 
Santana en Woodstock
 
Pero en realidad no era de Santana de quien quería hablar sino de Albert Hoffman y el modo casual en el que este científico descubrió la dietilamida de ácido lisúrgico, a la que todos conocemos como LSD.
Trabajaba Hoffman, allá por 1938, para la farmaceútica Sandoz en Basilea investigando los usos del cornezuelo del centeno como estimulante del sistema respiratorio y circulatorio. Tras su uso en animales y viendo que no conseguía nada, aparcó la sustancia y se olvidó de ella durante cinco años. Pero en 1943 y, según sus propias palabras, siguiendo una fuerte intuición, comenzó a experimientar con ella de nuevo y fue al cristalizarla que de algún modo se contaminó con ella, probablemente a través de sus manos. Albert Hoffman describiría después la experiencia como de "inquietud y mareo enmarcado en un aura de somnolencia. En un estado de ensueño con los ojos cerrados percibí una corriente continua de imágenes fantásticas, formas extraordinarias con colores intensos propios de un caleidoscopio. Dos horas después, los efectos desaparecieron".

Albert Hoffman. 1906-2008.
Vivió 102 años.
 
Tres días después, a tenor de lo ocurrido, el doctor Hoffman decide consumir 250 microgramos de la sustancia descubierta, pero esta vez los efectos no fueron tan agradables. Tras notar dificultades para hablar, decidió pedir a su asistente que le acompañara a casa. Fueron en bicicleta con gran dificultad y al llegar allí y pedir ayuda a una vecina para llamar a un médico, a Hoffman le entró un ataque de pánico provocado por creer que su vecina, que trataba de hacerle beber un vaso de leche, era una bruja, que tenía el demonio dentro de su cuerpo y hasta que los muebles de su casa tomaban formas monstruosas y le amenazaban. En ese momento, Hoffman llegó a temer seriamente por su vida y, a pesar de las descripciones terroríficas que le hacía al médico, este no pudo más que observar la dilatación de sus pupilas. Físicamente no había nada más fuera de lo normal.
Poco a poco el efecto fue pasando y ese mal viaje dio paso a imágenes placenteras y sensaciones agradables.
 

El Dr. Hoffman en bicicleta
 
A pesar de estas anécdotas que nos pueden parecer hasta graciosas y aunque este tipo de drogas alucinógenas hayan ayudado a muchos artistas a crear obras alucinantes, no siempre la experiencia termina bien. Famoso es el caso de Syd Barrett, fundador de Pink Floyd, a quien el abuso en su consumo le llevó a no ser capaz de seguir con su carrera. Por cierto que el álbum de Pink Floyd "Wish you were here" es un homenaje de Roger Waters y toda la banda a su fundador y principal compositor.
 
 
Syd Barrett. 1946-2006.
 
Pero vamos a quedarnos con las anécdotas divertidas y, dado las fechas en las que estamos, ¡¡os deseo a todos un alucinante año 2015!!
 
 
 
 
 
 
 
 

















martes, 23 de diciembre de 2014

Feliz ¿navidad?


Toneladas de espumillón; miles de luces de colores invaden las calles comerciales de nuestras ciudades; en la tele los anuncios de colonia que no entiendo muy bien qué pretenden vender aparte de colonia nos machacan cada pocos minutos… Sí, lo has adivinado: Es navidad.

En estos días los cristianos celebran el nacimiento de Jesús, ese personaje del que no hay ninguna evidencia histórica de su existencia (de las evidencias divinas ni hablo), y el resto celebra cómo quemar la tarjeta de crédito para luego subir con mucho trabajo la cuesta de enero. En estos días todos somos muy buenos y solidarios. La paz y el amor al prójimo salen por los poros de nuestra piel para invadir el ambiente cual empalagoso y dulce algodón de azúcar.

Pero obviando todo esto… ¿Qué dice la biblia del nacimiento de Jesús? Vaya, qué curioso: No dice nada de la fecha en la que el supuesto hijo del supuesto Dios Todopoderoso nació. Y teniendo en cuenta que los pastores a los que se les anuncia el nacimiento del niño dormían al raso, pues parece complicado que esto sucediera en pleno mes de diciembre con las temperaturas tan bajas que se alcanzan en oriente próximo, especialmente en aquellos tiempos.
Jesús, María y José
 

Entonces, si según la biblia, parece que el nacimiento tuvo lugar durante la estación seca (de marzo a octubre), ¿por qué se celebra en diciembre? Pues la respuesta es la de siempre: Fastidiar la diversión de la gente. "¡¡No jodas!!" estarás pensando. Pues sí, te jodes: Porque la Iglesia se propuso usurpar unas fiestas paganas que se celebraban en Roma. No fastidies, es que juntas en una misma frase “fiesta”+”pagana”+”romana”, y tenía que ser divertido seguro. Porque vive dios que si alguien sabía divertirse esos eran los romanos.
Las saturnalias o saturnales se celebraban del 17 al 24 de diciembre con actos a la luz de las velas y las antorchas por ser el periodo más oscuro del año. Pero, al finalizar los días de mayor oscuridad del año con el solsticio de invierno, el 25 de diciembre se adoraba a dios Sol pues a partir de ese día los días comienzan a ser más largos. Era la fiesta del Deus Sol Invictus (el invencible dios Sol) en la que se rendía culto junto al Sol personificado en el dios Mitra. En esta fiesta se celebraba un gran banquete público donde el desenfreno estaba no sólo permitido, sino que era casi obligado.  Se celebraban juegos y apuestas. Los esclavos eran liberados e intercambiaban roles con sus dueños a los que daban órdenes y hasta insultaban.
 



Dios Mitra. Siglo II. British Museum.


Estaba tan asentada la divinidad de Mitra, que ya en la primera mitad del siglo IV, la iglesia decide establecer el nacimiento de Jesucristo el 25 de diciembre,  para así establecer a Jesús como el verdadero dios a adorar pues los primeros cristianos también celebraban las saturnalias.
Así que, cuando en la noche del 24 diciembre estés cenando con tu suegra y tus cuñados unos tristes langostinos y rollitos de jamón york con huevo hilado mientras el programa especial de Raphael suena de fondo en la televisión, piensa que, si no hubiera sido por la iglesia católica, ahora estarías dándolo todo ciego perdido en una bacanal romana. Piénsalo y llora.

¡¡Feliz solsticio de invierno!!
 
Bacanal romana. Rock & Roll, baby.
 

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Bringing them home: La generación robada


Todos tenemos en mente a Australia como un gran país, y no sólo hablo de su tamaño sino también de sus paisajes, si te gusta la naturaleza, su fauna (quién puede resistirse a un canguro o a un koala), su gente: educados, amantes del deporte, un país con un 5% de paro y una calidad de vida superior a Suiza, Noruega o Canadá, lo que viene siendo el mismo paraíso en la tierra. Pero con los países pasa como con las familias, que todos guardan un oscuro secreto.

En el año 2002, el cineasta australiano Phillip Noyce estrena la película “Rabbit-Proof Fence”, donde saca a la luz una historia que Australia tenía escondida en un cajón y que, hasta el día de hoy, incomoda a muchos australianos. La cinta habla de cómo el gobierno australiano, entre los años 1869 y 1976, secuestró a cientos de miles de niños aborígenes, siendo sus años álgidos entre 1910 y 1970.
Cartel de la película.
En España se llamó "Generación perdida"

 
Cuando los ingleses llegan a Australia a finales del siglo XVIII, la declaran como “Terra nullius”, es decir, tierra no habitada o tierra de nadie, pasando por alto a los 750.000 aborígenes que allí vivían desde hacía 60.000 años. Les expulsaron de las tierras más fértiles, que son lógicamente las que habitaban, obligándoles a irse a las tierras áridas del interior. Ya en 1911 el número de aborígenes había descendido a 31.000.


Aborígenes encadenados en Tasmania. 1906.
 
En el año 1997 ve la luz un informe llamado “Bringing them home” promovido principalmente por el fiscal general del estado australiano Michael Lavarch, en el que, en sus 680 páginas se narra el modo en el que se trató de que la población indígena australiana fuera borrada del mapa mediante lo que se llamó “Políticas de asimilación”, que no consistía en otra cosa que en separar a los niños aborígenes de sus familias para mezclarlos con la población blanca.
El organismo oficial Junta de Protección de Aborígenes se crea en 1883 y gracias a la Ley de Protección de Aborígenes (es curioso que se llamara así) esta junta, con representación en todo el territorio australiano, tenía autoridad para llevarse de su casa a cualquier niño aborigen sin necesidad de probar que estuviera recibiendo maltrato o no estuviera atendido por sus padres. Cualquier policía o incluso un jefe de estación estaba autorizado para separar a los niños de sus padres. De entre todos los niños, se prefería a las niñas, y de entre las niñas, a las de piel más clara (mestizas) pues, desde estas juntas, se tenía la convicción de que en tan sólo dos generaciones los aborígenes desaparecerían de Australia, como de hecho así fue en muchas familias.



Desaparición de rasgos indígenas en tan sólo tres generaciones
 
Estas niñas eran mandadas a escuelas de adistramiento como la “Escuela Cootamundra” cuya consigna no podía ser más concisa: “Piensa como un blanco, parécete a un blanco, actua como un blanco”. En estas escuelas, además de tratar de borrar de su mente todo recuerdo de su familia y su cultura, también eran formadas para luego trabajar en el servicio doméstico en casa de los blancos. En el caso de los niños luego trabajaban como peones en el campo o aprendices. Siempre trabajos de baja cualificación.
 

 

 

Se calcula que hasta 1969 el gobierno junto a misiones católicas, habían sido autores del secuestro de 150.000 niños. El número de habitantes de origen aborigen en la actualidad es de 470.000 personas, tan sólo el 2% de la población. Una población que continúa viviendo marginada. Hasta 1962 la población indígena no tuvo derecho al voto, conviven con problemas muy serios de drogadicción y alcoholismo y con altas cifras de depresión y suicidios. Sus sueldos son de media 3 veces inferior a los de la población blanca, el desempleo cinco veces mayor, su esperanza de vida de 18 años menos y la mortalidad infantil es del doble.
Aunque en el año 2008 el primer ministro, el laborista Kevin Rudd, pidió disculpas en el Parlamento a toda esa generación robada, las heridas aún continúan abiertas y hay mucho camino por andar, sobre todo porque todavía el íncide de australianos que no quiere saber nada del tema sigue siendo muy alto.


Representación de los raptos en el Gran Reloj Australiano
Queen Victoria Building (Sídney)
 
 
 
 
 

sábado, 13 de diciembre de 2014

Diamantes y el Proceso Kimberley



Cantaba la inolvidable Marilyn Monroe que los diamantes son los mejores amigos de una mujer. Y es que, pueden ir o no con tu estilo, pero  lo cierto es que la belleza de esas piedras es innegable. Es además, un negocio suculento. En 2013 la industria de las joyas con diamantes ha alcanzado la cifra de 79.000 millones de dólares. En EE.UU., primer consumidor mundial y gracias a la recuperación económica de la que disfruta, sus ventas han subido un 7%. En la India y en China, gracias al aumento de la clase media, en los últimos 5 años las ventas se han incrementado un 12%.


 

 
Todos tenemos en nuestra mente esas escenas almibaradas de películas estadounidenses en la que el protagonista le pide a su novia matrimonio con una rodilla hincada en el suelo mientras le ofrece un diamante cuyos quilates es siempre proporcional al amor que siente por ella. Es una auténtica tragedia cuando el “prota” no puede comprar el anillo de los sueños de su pareja.
 
 
No recuerdo la primera vez que oí hablar de los “diamantes de sangre”. Me esfuerzo en recordarlo pero no hay manera.
Pero, ¿qué son los diamantes de sangre? Se denominan diamantes de sangre, diamantes ensangrentados o diamantes de la guerra a todas esas piedras preciosas cuyo comercio ilegal han servido a los grupos rebeldes africanos para financiar sus guerras. Conflictos que durante años han sufrido países como Angola, Liberia, Sierra Leona, Guinea, Costa de Marfil, República Centroafricana o la República Democrática del Congo.
Por ponernos en situación, podemos hablar brevemente de alguna de estas guerras.  En 1989 Charles Taylor da un golpe de estado en Liberia. Este conflicto se convierte en el primer escenario de los llamados “señores de la guerra” en África occidental ya que la rebelión fue financiada, primero con el tráfico de madera y caucho, luego con diamantes. Durante estos años y hasta las elecciones amañadas que Taylor “ganó” en 1997, el pillaje, el tráfico ilegal de estas ricas materias primas, el secuestro de ciudadanos para trabajar como esclavos en las minas o el secuestro de niños para luchar como soldados fue tónica habitual.






Proceso contra Charles Taylor. La Haya. 2010



 
En los siguientes años el Frente Unido Revolucionario (RUF) de Sierra Leona recibió el apoyo de Taylor tanto para levantarse contra su gobierno, así como en las incursiones que los rebeldes del RUF realizaban en las zonas boscosas de Guinea para extraer diamantes y así financiar ambos conflictos: El de Taylor en Liberia y el del RUF en Sierra Leona.
 
 
 
 
Es por ello que tanto Guinea como Costa de Marfil (en donde también habían llevado a cabo incursiones los hombres del RUF), deciden dar apoyo y armar a una facción del ejército Liberianos Unidos para la Reconciliación y Democracia (LURD), opositores a Taylor, que invaden Monrovia provocando otro conflicto en el que, de nuevo se producen miles de muertos, desplazados y la destrucción de la ya malograda infraestructura Liberiana. Finalmente en 2003 se alcanza un acuerdo de paz que acaba con el exilio de Charles Taylor en Nigeria.
Bandera de la UNITA
En los años noventa, en la guerra civil que arrasó Angola, la guerrilla de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA) consiguió más dinero de estos diamantes de sangre que del apoyo que Sudáfrica y EE.UU. (esto da para otra entrada, saber a quién, a los largo de la Historia, ha apoyado EE.UU.)

En la República Democrática del Congo (Zaire hasta 1997) se calcula que sólo en la llamada Segunda Guerra del Congo o Guerra Mundial Africana, murieron entre los años 1998 y 2003 (fecha en la que oficialmente termina un conflicto que dura en algunas regiones del país hasta hoy) 3.800.000 personas. A esta cantidad, la mayor en un conflicto desde la segunda guerra mundial, hay que sumar millones de desplazados, refugiados, mutilados, mujeres violadas, niñas esclavizadas y niños soldados. Guerra, como las otras, que no tiene nada que ver con problemas étnicos ni políticos sino con tener el control de minerales como los diamantes o el coltán, del que ya hablaremos otro día pues da para mucho.

Niños en campo de desplazanos internos.
Masisi. RD del Congo



En este marco de locura, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas decide tomar cartas en el asunto e imponer sanciones a países como Sierra Leona, Angola o Liberia. No consiguiendo acabar con el tráfico ilegal de diamantes por parte de las guerrillas rebeldes y a petición de los gobiernos de los países productores, se reúnen en la ciudad Sudafricana de Kimberley para tratar de poner en marcha una serie de medidas que certifiquen el origen lícito de los diamantes en bruto para su exportación. El llamado Tratado de Kimberley (en el que participan 41 países más los 28 miembros de la Unión Europea) cumple con tres requisitos:
 
 
-Los países productores controlarán la producción y el transporte de los diamantes en bruto desde la mina hasta el lugar de exportación.
-Las expediciones de diamantes en bruto serán sellados en contenedores inviolables y se librará un certificado del proceso Kimberley para cada expedición.
-Las importaciones de diamantes en bruto no acompañados por un certificado librado por un país participante en el proceso Kimberley, lo mismo que las exportaciones con destino a no participantes, serán prohibidas.
 
La modelo testificando
Estos acuerdos se firmaron en 2004 y desde entonces, se supone, que el 97% de los diamantes que se comercializan en el mundo están limpios. No obstante, hay voces que desconfían de la capacidad de los países productores que suscriben este acuerdo y, se sospecha, que hay países fuera del pacto Kimberley que hace llegar ilegalmente las piedras al país con certificado más cercano. Y es que, como certificó Naomi Campbell en el juicio contra Charles Taylor en 2010, los diamantes en bruto no son más que unas piedras sucias bastante fáciles de ocultar y transportar.
 
 
De hecho, en 2008 según denunció Human Right Watch, en la Zimbaue de Mugabe, el ejército acordonó una zona del este del país donde se descubrieron diamantes y, a punta de pistola, obligó a la población civil a trabajar en las minas. Se denunciaron cientos de asesinatos y tan sólo se pudo prohibir la exportación desde esa zona no siendo expulsada Zimbaue del acuerdo. Es más, según Wikileaks, allegados a  Mugabe, entre ellos su propia esposa, ganaron millones de dólares con el comercio ilegal de diamantes.




Mugabe, el ejército y los civiles. Cóctel explosivo.

Así pues, como muchos de los productos comercializados en este llamado primer mundo y procedentes del tercero, tampoco en los diamantes puedes estar segura de que en su origen, no se hayan violado los derechos humanos más fundamentales de las personas que en su producción trabajan. Al menos en el caso de los diamantes tienes la ventaja al ser pobre de que nunca los podrás comprar. No se puede decir lo mismo de unas zapatillas deportivas o un pantalón vaquero.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Chagas. El mal silencioso

Hospital Universitario La Paz. Madrid
En la madrugada del 4 de julio de 2010 tuve que ir al servicio de urgencias de la maternidad del hospital de La Paz de Madrid porque estaba de parto.

Bellísima y rubia madre meciendo a su hijo

Mientras una enfermera me sacaba sangre, entre contracción y contracción, yo paseaba la vista por la habitación en la que me encontraba para distraerme del dolor y la inquietud que sentía. De sus paredes colgaban carteles de bebés rubios y gorditos dulcemente mecidos por una bellísima madre de apariencia relajada, información sobre la gripe A que en ese año y en el anterior tanto dio que hablar y que en tan poco quedó, algún cartel sobre los beneficios de la lactancia materna o la importancia de lavarse las manos antes y después de cambiar el pañal del bebé… menos un póster de una playa paradisíaca con el que poder abstraerte, en esas paredes había de todo de lo que menos me apetecía leer en ese momento.

Pero de entre todos ellos hubo un cartel pequeño que me llamó la atención. No era más que un din A4 hecho en Word que indicaba que a las mujeres bolivianas había que hacerles un análisis (y un código alfanumérico detrás que yo no sabía qué era). En ese momento me pregunté qué sería eso pero como tenía cosas más importantes que hacer (como traer una hija al mundo), aparqué ese cartel en un rincón de mi memoria.
 
Hace un par de días, curioseando en la tienda online de “Médicos sin Fronteras” vi el siguiente libro: “Chagas. Una tragedia silenciosa” .Y de pronto “¡¡BANG, BANG!!” el cartel cutre del cuartito de urgencias volvió a mi mente desde la parte dormida de mi memoria. Pero no sólo eso. También volvió como un balazo un cortometraje de Isabel Coixet que hablaba sobre esta enfermedad: El mal de Chagas.



Esta historia que dirigió Isabel Coixet llamada “Cartas a Nora” formaba parte del documental “Invisibles” producido por Javier Bardem. Además de esta historia, hay cuatro más sobre distintos males que azotan a esa parte invisible del mundo: Enfermedades, conflictos armados, la violación como arma de guerra o el secuestro de niños para utilizarlos como soldados o esclavos sexuales.
 

No sé si el cartelito en cuestión se refería a esta enfermedad, pero de pronto, al  menos para mí, todo cuadraba.


El chagas o el mal de chagas es una enfermedad parasitaria que afecta a entre 8 y 10 millones de personas en toda América Latina desde México hasta Chile o Argentina y que causa unas 50.000 muertes al año. La OPS (Organización Panamericana de la Salud) la considera como una enfermedad de la pobreza (porque sólo la padecen los pobres) y es que el insecto, la vinchuca,  que transmite el parásito, habita en la paja y en el adobe de las chozas en las que viven millones de personas en las áreas rurales de América Latina.  Cuando la persona se rasca la picadura de la vinchuca, el parásito pasa al flujo sanguíneo. Otros modos de transmisión son a través de transfusiones de sangre o de madre a hijo en el embarazo, y he aquí el por qué de la presencia del cartel en la maternidad del hospital.
Comunidad guaraní del Chaco boliviano

Los síntomas de contagio, aunque claros para un profesional, pueden pasar desapercibidos para las familias y, al hacerse crónica la enfermedad, un 30% de los afectados muestran cardiopatías. Se le llama enfermedad silenciosa porque la persona afectada puede ignorar que la padece hasta que un día, su corazón se para sin saber el por qué.
No sé si el cartel que vi se refería a esta enfermedad, me descuadra un poco que sólo se refiriera a mujeres bolivianas cuando la enfermedad está presente en toda América latina, puede ser porque, según he leído estos días, la mayor prevalencia está en Bolivia. En cualquier caso me alegro de que haya vuelto a mi memoria para volver a leer sobre un tema que tenía olvidado y para poder volver a ver el documental “Invisibles” que tanto me impresionó en su día.
 
 

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Miss Sarajevo


La otra mañana, mientras me duchaba, en el transistor que tenemos sobre el lavabo, comenzó a sonar la canción “Miss Sarajevo” de U2. Conocía más o menos la historia de esta canción: Un concurso de belleza en medio de la terrible guerra de Bosnia. Pero me preguntaba… ¿qué más hay detrás de esa canción?

Es importante, antes de ir al asunto que nos ocupa, comprender el contexto y las circunstancias en las que todo se desarrolla.

El 1 de marzo de 1992 se celebra el referéndum, boicoteado por los serbiobosnios, en el que con un 99% de votos a favor, se vota por la independencia de Bosnia-Herzegovina. Cuatro días después el parlamento bosnio, con la ausencia de diputados serbiobosnios, proclama la independencia.
Este nuevo gobierno bosnio ordena la salida del Ejército Popular Yugoslavo (JNA) en mayo del año 92 pues, al haberse declarado la independencia del país y al haber sido ésta reconocida por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, su presencia en tierras bosnias es considerada como intervención armada hostil en un país soberano.
Radovan Karadzic
Los bosnios del JNA pasan a las filas del Ejército de la República de Bosnia-Herzegovina mientras que los serbios pasan a formar el Ejército de la República de Srpska  (VRS), que Radovan Karadzic había proclamado el 7 de abril de ese mismo año 92 (República de Serbios de Bosnia).
 
 
 
 
Sarajevo desde una de sus colinas
El VRS comienza a rodear la ciudad de Sarajevo desplegando tropas y artillería en las colinas  que la rodean comenzando así el cerco a Sarajevo que durará casi tres años.

 
Durante el sitio a la ciudad de Sarajevo se estima que murieron 12.000 personas. Sumando estos decesos y los ciudadanos que habían huido, en el año 95 se estimaba que la población de la ciudad había descendido un 35%.
Edificio del parlamento bosnio
A lo largo de estos tres largos años, las carreteras fueron bloqueadas dificultando así la llegada de alimentos o medicinas; suministros como el agua, la electricidad y el gas fueron cortados. El túnel de Sarajevo, terminado de construir a mediados del año 93, permitió la entrada en la ciudad de electricidad gracias a una línea de alta tensión, combustible a través de cañerías, bienes de consumo e incluso armas.
 
En los tres años de cerco a la ciudad se produjeron gran cantidad de crímenes contra la población: asesinatos a civiles, violaciones masivas a mujeres y niñas e incluso limpieza étnica por parte del ejército serbio. Famosos son ya los francotiradores serbios que atosigaban a la población civil como famosa se hizo la avenida de los francotiradores.  Según la sentencia que resolvía el juicio contra el oficial en el VRS Stanislav Galic, los civiles fueron tiroteados cuando iban al mercado, a un funeral e incluso los niños al jugar en la calle o al ir a la escuela recibían los disparos de los francotiradores, que, por cierto, siempre apuntaban al cuello o a la ingle, por donde pasa la arteria femoral.
Se estima que todos los edificios de Sarajevo estuvieron afectados por los ataques, en especial hospitales, centros médicos, edificios gubernamentales o de medios de comunicación, incluso la biblioteca nacional, que ardió por completo perdiéndose así, miles de textos irreemplazables.




Biblioteca Nacional de Sarajevo

El 29 de  mayo de 1993 se celebra en el sotano de un edificio de la ciudad el concurso de Miss Sarajevo. Lo que en principio puede parecer algo frívolo en medio de una situación como la que acabamos de describir, muerte, violaciones, disparos, bombardeos, pronto se convierte en una reivindicación, en una llamada de atención y de auxilio al resto del mundo cuando la foto de la ganadora Inela Nogic y el resto de participantes con la pancarta “Don´t let them kill us” da la vuelta al mundo.


 

Este concurso de belleza había sido grabado por Bill Carter, un norteamericano que brindaba ayuda en Sarajevo a través de organizaciones como la Cruz Roja y colaboraba esporádicamente con la televisión bosnia.

Años después, en 1995, con este material y otras grabaciones que Carter tenía del tiempo que pasó en Bosnia, dirigió el documental Miss Sarajevo del que Bono, cantante de U2 fue productor y aportó la famosa canción a la banda sonora.
 
 
 
 
 
 
En 1997, U2 incluyó la ciudad de Sarajevo dentro de su gira PopMart Tour. En este concierto tanto Inela Nogic como Bill Carter fueron invitados de honor.
Y sin más, Miss Sarajevo interpretada por U2 y Luciano Pavarotti:
 
 
 


 

martes, 2 de diciembre de 2014

Reunificación alemana: 25 años después


Hace menos de un mes, veía en las noticias de la televisión los homenajes que se celebraban por el 25º aniversario de la caída del muro de Berlín. Las imágenes de entonces no pueden ser más emocionantes: miles de berlineses a ambos lados y encima del muro, das berliner Mauer, con cinceles y martillos u otras herramientas más rudimentarias, comenzaban a derribar el telón de acero, el muro de la vergüenza, como se le llamaba en occidente. Para la extinta RDA el nombre oficial era “Muro de protección Antifascista”, y esa noche del 9 de noviembre de 1989, tras 28 años, comenzaba una nueva etapa en la vida de millones de alemanes.
 

 
Y mientras volvía a ver, emocionada, las caras de felicidad de todas esas personas en el año 89 o el concierto y los fuegos artificiales en la actualidad para conmemorar la caída, me estaba preguntando… ¿Cómo ha sido el proceso de reunificación alemana, die Wende?¿Cuánto le ha costado a Alemania tener un país unido?


El 1 de marzo de 1990 se creó la THA (Treuhandanstadt), agencia para administrar las empresas de las regiones orientales que sólo hasta diciembre de 1990 se hizo cargo de más de ocho mil empresas en las que trabajaban cuatro millones de personas. Cuando se disolvió en 1994 se había hecho cargo de más de 12.000 empresas.

Son muchos los que califican la gestión de la THA como auténtico expolio, ya que de todas esas empresas, el 74% fueron adquiridas por empresas de la RFA. Otros, sin embargo, califican de necesario el desmantelamiento del anticuado e improductivo tejido industrial que había hecho que la economía de la RDA se hubiese colapsado ya que, según se cuenta, nada práctico se producía.
 
A causa de esas políticas económicas y de la gestión de la Treuhand que precipitó el cierre de empresas más que sanearla, una desconcertada población tuvo que enfrentarse a un fenómeno hasta entonces desconocido en la RDA: El desempleo, que golpeó con furia ya que aumentó hasta un 30%.
Pero los entusiastas habitantes del este de Alemania no sólo se tuvieron que enfrentar al paro como consecuencia de la implantación de la economía de mercados, también al hecho de que habían estudiado carreras en la universidad que ni siquiera existían en occidente y que ya no valían para nada o sentir el desprecio por sus anticuadas técnicas de trabajo en occidente.
 
Según los expertos, el coste de la reunificación, hasta la fecha, ha sido de dos billones de euros. De esa enorme cantidad de dinero que, si no es escrita en un papel, no alcanzo a imaginar, el 65% ha ido a parar a  prestaciones sociales, sobre todo a seguros por desempleo. 300.000 millones de euros se han gastado en infraestructuras como ferrocarril, carreteras e incluso la reconstrucción de ciudades derruidas desde la segunda guerra mundial. En Alemania, desde el año 1993 los contribuyentes occidentales  han estado pagando un impuesto especial de solidaridad equivalente al 5.5% del impuesto sobre la renta que, de momento, tendrá vigencia al menos hasta el año 2019.
 
A estos enormes gastos hay que sumar los 100 marcos de bienvenida que se dio a todo alemán de la parte oriental o el mantener el cambio de la moneda de la RDA a marcos de la RFA al 1:1 como rezaba uno de los famosos diez puntos del “Tratado para la Unión Económica, Monetaria y Social” que entra en vigor el 1 de julio de 1990.
Pero, ¿cuál es la tasa de desempleo de Alemania?
En el año 91 la zona occidental de Alemania tenía una tasa de paro del 6% mientras que en los estados orientales alcanzó el 30%, cifra que bajó al 9,1% en 2010 mientras que en la RDA se mantenía al 5,8%.
El este de Alemania, gracias a las ingentes cantidades de dinero inyectadas en su economía, ha mejorado las cifras de los primeros años de la reunificación. La tasa de productividad, por ejemplo, en 1990 era de un tercio respecto al oeste mientras que hoy en día es de un 79%.
 
Una de las principales consecuencias del aumento del desempleo en el este de Alemania ha sido la emigración. Hasta 2014, se estima que dos millones de personas han abandonado la antigua RDA. En ciudades como Hoyerswerda, en el estado federal de Sajonia, en 1997 la población había caído un 70%. En Schwedt, ciudad de Brandenburgo, la fuga de jóvenes llega al 85%. En Renania del Norte-Westfalia, el gobierno ha elaborado un plan de retorno para emigrantes con ayudas para buscar trabajo y vivienda www.mv4you.de y en Mecklenburgo-Antepomerania se aboga por la subida de salarios que, en el pasado se bajaron creyendo que así se incentivaría la llegada de empresas (¿les suena?).
 
Al hecho de la emigración por desempleo, hay que sumar el aumento de la esperanza de vida en la población de siete años, hecho que, a pesar de lo positivo, hace que el envejecimiento de la población sea un problema real al que las autoridades han de enfrentarse. Ello trae el cierre de escuelas e incluso el derribo de viviendas que, hasta 2016, será de 1,5 millones.
Así pues, se puede decir que en Alemania aún hay un muro levantado y es que, las diferencias entre ambas zonas son todavía patentes. Son muchos los ciudadanos occidentales que ya están algo cansados de “mantener” a sus hermanos del este pues no alcanzan a entender cómo después de 25 años y 2 billones de euros, la antigua RDA tenga que ir a remolque suyo.
Por otra parte, cerca del 30% de la población del este siente nostalgia del lo que fuera la RDA, y no nos referimos sólo a los productos típicos de aquellos tiempos como la crema Florena o los pepinillos Spreewald que a todos nos suenan gracias a la película “Goodbye Lenin” (2003) o los Ampelmännchen (muñequitos de los semáforos de la RDA), productos que hoy triunfan en occidente, sino al hecho de que, a pesar del miedo a la Stasi, la falta de libertad o la escasez de bienes de consumo, el tener un empleo y una vivienda aseguradas han hecho que se acuñe un nuevo término: “Ostalgie”, juego del palabras entre “Ost” (este) y “Nostalgie” (nostalgia).







 




 






¿Puede ser que lo que se consideró hace 25 años una fiesta hoy pese en el corazón de los alemanes? No lo creo. Que 16 millones de personas vivan en libertad y democracia no puede pesar nunca.
 

 

lunes, 1 de diciembre de 2014

Comenzamos

El mañana efímero
 
La España de charanga y panderta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y de alma quieta,
ha de tener su mármol y su día,
su infalible mañana y su poeta.
 
[...]
 
Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.
 
Antonio Machado. 1913
Campos de Castilla