lunes, 8 de diciembre de 2014

Chagas. El mal silencioso

Hospital Universitario La Paz. Madrid
En la madrugada del 4 de julio de 2010 tuve que ir al servicio de urgencias de la maternidad del hospital de La Paz de Madrid porque estaba de parto.

Bellísima y rubia madre meciendo a su hijo

Mientras una enfermera me sacaba sangre, entre contracción y contracción, yo paseaba la vista por la habitación en la que me encontraba para distraerme del dolor y la inquietud que sentía. De sus paredes colgaban carteles de bebés rubios y gorditos dulcemente mecidos por una bellísima madre de apariencia relajada, información sobre la gripe A que en ese año y en el anterior tanto dio que hablar y que en tan poco quedó, algún cartel sobre los beneficios de la lactancia materna o la importancia de lavarse las manos antes y después de cambiar el pañal del bebé… menos un póster de una playa paradisíaca con el que poder abstraerte, en esas paredes había de todo de lo que menos me apetecía leer en ese momento.

Pero de entre todos ellos hubo un cartel pequeño que me llamó la atención. No era más que un din A4 hecho en Word que indicaba que a las mujeres bolivianas había que hacerles un análisis (y un código alfanumérico detrás que yo no sabía qué era). En ese momento me pregunté qué sería eso pero como tenía cosas más importantes que hacer (como traer una hija al mundo), aparqué ese cartel en un rincón de mi memoria.
 
Hace un par de días, curioseando en la tienda online de “Médicos sin Fronteras” vi el siguiente libro: “Chagas. Una tragedia silenciosa” .Y de pronto “¡¡BANG, BANG!!” el cartel cutre del cuartito de urgencias volvió a mi mente desde la parte dormida de mi memoria. Pero no sólo eso. También volvió como un balazo un cortometraje de Isabel Coixet que hablaba sobre esta enfermedad: El mal de Chagas.



Esta historia que dirigió Isabel Coixet llamada “Cartas a Nora” formaba parte del documental “Invisibles” producido por Javier Bardem. Además de esta historia, hay cuatro más sobre distintos males que azotan a esa parte invisible del mundo: Enfermedades, conflictos armados, la violación como arma de guerra o el secuestro de niños para utilizarlos como soldados o esclavos sexuales.
 

No sé si el cartelito en cuestión se refería a esta enfermedad, pero de pronto, al  menos para mí, todo cuadraba.


El chagas o el mal de chagas es una enfermedad parasitaria que afecta a entre 8 y 10 millones de personas en toda América Latina desde México hasta Chile o Argentina y que causa unas 50.000 muertes al año. La OPS (Organización Panamericana de la Salud) la considera como una enfermedad de la pobreza (porque sólo la padecen los pobres) y es que el insecto, la vinchuca,  que transmite el parásito, habita en la paja y en el adobe de las chozas en las que viven millones de personas en las áreas rurales de América Latina.  Cuando la persona se rasca la picadura de la vinchuca, el parásito pasa al flujo sanguíneo. Otros modos de transmisión son a través de transfusiones de sangre o de madre a hijo en el embarazo, y he aquí el por qué de la presencia del cartel en la maternidad del hospital.
Comunidad guaraní del Chaco boliviano

Los síntomas de contagio, aunque claros para un profesional, pueden pasar desapercibidos para las familias y, al hacerse crónica la enfermedad, un 30% de los afectados muestran cardiopatías. Se le llama enfermedad silenciosa porque la persona afectada puede ignorar que la padece hasta que un día, su corazón se para sin saber el por qué.
No sé si el cartel que vi se refería a esta enfermedad, me descuadra un poco que sólo se refiriera a mujeres bolivianas cuando la enfermedad está presente en toda América latina, puede ser porque, según he leído estos días, la mayor prevalencia está en Bolivia. En cualquier caso me alegro de que haya vuelto a mi memoria para volver a leer sobre un tema que tenía olvidado y para poder volver a ver el documental “Invisibles” que tanto me impresionó en su día.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario