sábado, 30 de enero de 2016

No se puede ser más mal nacidos

Hace algunos meses que no escribo mi particular opinión sobre las noticias con las que nos despertamos y acostamos cada día. Me fastidia porque no tengo tiempo y me gustaría decir muchas cosas. Estos meses me quemaban los dedos de no escribir. A decir verdad, lo he suplido tuiteando, pero no es lo mismo, 140 caracteres no dan para desahogarse mucho.

¿Y por qué rompo este absurdo e irrelevante silencio que no va a leer ni el perry? Pues porque estoy profundamente avergonzada de esta vieja Europa. Debe ser que el número de centros comerciales por metro cuadrado es directamente proporcional a la insolidaridad.

La Europa feliz 


En mi última entrada, allá por septiembre, hablaba de que España había accedido a regañadientes a aceptar la ridícula cifra de casi 15.000 refugiados. De los cuales, a fecha de hoy, han venido 18. Sí, sí, 18.

Es una absoluta vergüenza. Cada día almuerzo y ceno con una radio en la que no paro de oír las medidas que algunos países europeos están tomando para, imagino, disuadir a todas esas familias de huir del hambre y la muerte propia y de sus hijos.

La Europa de la Vergüenza


Dinamarca ha aprobado confiscar sus bienes para sufragar su estancia en el país y ampliar a 3 años el período de espera para poder solicitar el reagrupamiento familiar, la Unión Europea está amenazando a Grecia, país que ya tiene bastante con sus propios problemas, con expulsarle de la zona Schengen si no controla mejor sus fronteras, Alemania y Suecia han acordado expulsar hasta a 80.000 personas este año, los ataques a albergues y viviendas de refugiados se suceden día sí y día también... Muchos se están viendo obligados a entrar desde Rusia a Noruega en bici a temperaturas de hasta 30 grados bajo cero.

¿Es esta la gran Europa, la vieja y sabia Europa? ¿Es esta la Europa que estamos dejando a nuestros hijos?
¿No hemos aprendido aún de errores del pasado?

Y mientras España... ¿dejará de mirar hacia otro lado?¿Piensan que distrayéndonos con pactos poselectorales nos olvidamos de lo que sucede en el resto del mundo?

No se puede ser más mal nacidos.


2 comentarios:

  1. Gracias Mercedes por volver!!! Se te echaba de menos. No puedo estar más de acuerdo contigo esta Europa de la vergüenza y esta España sin memoria, que pronto se nos olvida que nosotros también tubinos que huir de una guerra.
    Me alegra volver a leerte.

    ResponderEliminar